miércoles, 15 de junio de 2016

Reseña: La Heredera (La Selección #4)


Título: La Heredera (traducido) | The Heir (original)
Autor: Kiera Cass
Saga: 4/5
Sinopsis: Veinte años atrás, America Singer concursó en la Selección y conquistó el corazón del príncipe Maxon. Ahora ha llegado el momento de la selección para la princesa Eadlyn. Ella no espera que su selección vaya a ser la gran historia de amor como lo fue la de sus padres, pero, al comenzar la competición, descubrirá que conseguir la propia felicidad no es como ella había creído, tan imposible. Una nueva generación de personajes y de historias de amor cautivadoras nos esperan en esta cuarta entrega de la serie la Selección.



[Posibles spoilers de los libros anteriores.]

Luego de la disolución de castas Íllea sigue en conflicto, esta vez por la discriminación de las personas de una clase social más baja. ¿Y que hace el rey para resolverlo? Crea una nueva Selección. Si, América, la chica que más odiaba la Selección obliga a su propia hija Eadlyn para que elija entre treinta y cinco chicos a su futuro esposo. 

Lo que más me molestó fue el motivo que por el que se hace la Selección. Supuestamente era para "levantar el ánimo" de la gente y para que los incidentes a causa de discriminación no aparezcan en los periódicos. (Algo que me hizo mucha gracia, es que el Rey se entera de lo que pasa en su pueblo leyendo los periódicos.) Los peores gobiernos tienen que crear este tipo de distracciones para que los medios no muestren los conflictos e injusticias que ocurren. Y honestamente, si yo no pudiera encontrar trabajo por mi clase social me importaría poco si la princesa se besa con un chico a escondidas.
"Mamá y papá se negaban a aceptar que a su primer vástago se le despojara de un título por culpa de un desafortunado pero a la vez hermoso par de pechos."
Dejemos de hablar de la trama un rato para concentrarnos en la protagonista y narradora en primera persona, Eadlyn. Ella es egoísta, egocéntrica, grosera, inmadura, agrandada, etc. A pain in the ass. Cree que por ser la futura reina le da derecho a tratar a la gente como se le de la gana. No estoy diciendo que un personaje femenino se deje pisotear, pero que no se vaya al otro extremo y trate a los demás como una mierda. Si va a ser la reina como tanto dice, tiene que recordar que su gente es lo primero y no sus tiaras *roll eyes*. 
Al final del libro sigue siendo la misma. Largándose a llorar cuando no tiene lo que quiere.

Además de ser insoportable de leer, es incoherente en ocasiones. Por ej, dice que es fuerte pero al menor problema se larga a llorar a los brazos de su madre; dice que no necesita ser salvada y alrededor del libro es salvada al menos tres veces por uno de los chicos.

"[...]-No actúes como si fueras mejor que yo. Soy un príncipe.
-Sí, pero yo seré reina- corregí, y tomé un sorbo de café."
Los demás personajes son fácilmente olvidables. Están ahí sonriendo y nada más. América está irreconocible al igual que Maxon.

No voy a nombrar a los chicos uno por uno. Las relaciones que forman con Eadlyn son forzadas y no sentí química entre ellos. El único que me gustó fue Henri, es muy adorable y buenito para este mundo cruel como Eadlyn. Spoiler. Me pareció ridículo que Erik dijera que a Henri le tomaría mucho tiempo aprender a hablar en inglés. Digo, si puede tener buenos profesores y estar en un lugar donde se habla ese idioma, lo va a aprender mucho más rápido. Fue sólo una excusa para no elegirlo./Fin del spoiler.

La narración de Kiera nunca fue de mis favoritas, si bien es cierto que se lee rápido, en lo personal las situaciones y diálogos me parecen forzados. 

Lo único lindo de este libro es la portada y Henri.

1 comentarios:

  1. Hola !
    No es mi tipo de género que leo, por ahora paso :)
    Pero seguiré mirando otras de tus reseñas

    Aquí me quedo, te sigo!

    Me gustaría que te pases por mi blog literario para ver qué te parece y si te gusta, sígueme :).

    saludos nos leemos!!

    ResponderEliminar